Inquebrantable

0
1114
By Sandra Chiong

Hay una cualidad humana, valiosa para el éxito en nuestras vidas. Esta es ser inquebrantable. Esto
significa que persiste sin quebranto, se refiere a alguien que no puede ser doblegado o
debilitado, ser firme e inalterable. Desde el punto de vista bíblico, quiere decir romper algo hasta
hacerlo pedazos, romper con violencia, amansar o suavizar. Todos en algún momento de la vida,
hemos, experimentado quebranto, quizás ahora mismo, te sientes roto por dentro, en tus
emociones, en tus planes, en tus sueños, en tus relaciones, en tu familia, en tu vida de pareja.
Quizás has sentido que te han arrebatado con violencia, algo de sumo valor.
El quebranto es necesario, para la vida, en Ezequiel 3:9 NVI, el Señor afirma, ¡Te haré
inquebrantable como el diamante, inconmovible como la roca!, Dios a través de las circunstancias
de dolor, frustración, de desastre, de cambios bruscos, de pérdidas o de fracasos, está
permitiendo que te vuelvas inquebrantable. Cómo podría ser fuerte alguien que no ha conocido la
debilidad, que no ha conocido el quebranto. Esto me recuerda, que para que se forme un
diamante, debe someterse a “cambios” de temperaturas, la piedra de carbono de la que se
origina, sin esos cambios, no existieran diamantes. Y que valiosos que son! , no. Pero, sin tu
quebranto no hay transformación. Tomados de la mano de Dios, podemos transformar el
quebranto que estemos experimentado en un poder inquebrantable, que nos agregara mucho
más valor, así como al diamante. El que es inquebrantable, es inamovible, es firme, y vaya que si
necesitamos gente firme, que persiste hasta el final, en sus sueños, en sus convicciones, en sus
compromisos y no gente cambiante, que cualquier pequeño “cambio” de temperatura, de
dirección, del ambiente, de las circunstancias, le haga renunciar, retroceder o abandonar aquello
que quiere alcanzar.

duracell-banner-ads