Tormenta en vaso de agua

0
720
By Sandra Chiong

Estaba meditando en el hecho que a veces creemos que las situaciones, que vivimos,
experimentamos o atravesamos, son tan duras y difíciles, que llegamos a estancarnos, y
permitimos que una dificultad se convierta en un muro que impide nuestro transitar por esta
vida, dejamos que nos frene, que nos detenga, que nos robe la paz, nos quite el ánimo y nos
desespere. Como se dice, hacemos una tormenta en un vaso de agua, esta expresión denota un
contenido sumamente valioso. Te ha pasado?, seguro que más de una vez. Solemos exagerar el
valor e importancia que tiene un suceso o adversidad, en nosotros. Damos mucha más
importancia a algo de lo que realmente tiene. Sobre valoramos un suceso, incluso maximizamos
los efectos que puede llegar a tener en nuestras vidas. Hoy quiero recordarte que lo que estás
pasando ahora, no están grave o malo, como lo estás viendo, seguro pudo haber sido peor. Y sin
lugar a equivocarme, siempre habrá otros que estarán en situaciones peores que la tuya. Pero
suele pasarnos porque neurológicamente ponemos más énfasis en los aspectos negativos de las
circunstancias.


La biblia tiene un pasaje en Mateo 8:23-26, parafraseando, nos narra que Jesús y sus discípulos
van en una barca y se forma una tormenta, pero Jesús va dormido, tranquilo, sus discípulos están
angustiados, ahogándose en un vaso de agua, desde la perspectiva de Cristo. ¡Señor, sálvanos,
que perecemos! Y Jesús les dice: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose,
reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.  Deberías de dejar de ser como los
discípulos, no perder la calma ni desesperarse, no te ahogues en un vaso de agua. Aprende a ser
más como Jesús no sobrevalores la tormenta en tu vida, si Él va contigo todo estará bien.

duracell-banner-ads