DEJA LA MEDIOCRIDAD

0
431
By Sandra Chiong

Te ha tocado alguna vez, convivir, trabajar o lidiar con gente que deja cosas a medias, gente no
comprometida, despreocupados de hacer las cosas con excelencia?. Si tu respuesta es sí,
entonces te has topado con personas mediocres.


Mediocre significa: de calidad media, de poco mérito. Indica algo o alguien que no presenta la
calidad ni el valor que sea mínimamente aceptable para su entorno. Un mediocre es alguien,
común, que se queda a mitad del camino.


Esto me hizo pensar en el versículo de Apocalipsis 3:16 “Mas porque eres tibio, y no frío ni
caliente, te vomitaré de mi boca.” El Señor nos llama “tibios”, personas tibias, es decir, a medias,
ni una cosa ni la otra, personas que no se definen; los talvez, los quizás, los no sé, los quien sabe,
los que se mueven según el viento sople, es decir mediocres.


La actitud de mediocridad hace que la persona, tenga una calidad de vida, inferior, por debajo de
lo que está en su capacidad y posibilidad hacer. Estás en esta tierra, para dar más de lo que hasta
ahora has dado, hacer más de lo que has hecho. Estás para ir como cabeza no como cola. Para ser
un rey no un mendigo. Hasta hoy te has subestimado, hay más potencial en ti mismo del que
piensas que tienes. Lo tienes todo para alcanzar tus sueños, para salir adelante, lo que necesitas
está en ti mismo.


Si continuas por la vida con esta actitud, la impregnaras en todo lo que hagas, pienses y sueñes. Es
decir, tu mediocridad se va contigo a todas las áreas de tu vida. Por ejemplo, si eres un hombre
mediocre, serás un esposo, padre, hijo, empleado, profesional, jefe, político, ministro mediocre.
Por eso deja la tibieza, no seas mediocre, decide ser diferente.

duracell-banner-ads