Sube el precio de la leña en León

0
1056
el incremento en el costo de la leña estaba creando dificultades para Don Marcos.

Tayakan.com

Llega la temporada de verano y pobladores de la ciudad de León aprovechan este tiempo para pedir a los vendedores de leña que le bajen el precio.

Marcos Gonzáles, una persona de la tercera edad oriundo del barrio de Sutiaba en León; se ve enfrentado una nueva y desafiante realidad. El incremento de precios en este rubro, vital para cocinar en el hogar, lo obliga a emprender largas caminatas en busca de pedazos de madera seca. A pesar de encontrarse en medio de una ciudad, la tarea de hallar leña se vuelve más difícil que en los apacibles campos circundantes de León.

La historia de Don Marcos refleja la lucha de muchas personas mayores que dependen de recursos naturales para sobrevivir. Su experiencia es un recordatorio de la importancia de abordar los desafíos ambientales y económicos de manera sostenible, buscando soluciones que beneficien tanto a las personas como al medio ambiente .Foto | Tayakan.com

Con su machete en mano y el peso de los años en su espalda, Don Marcos Gonzáles emprende esta jornada diaria, decidido a vencer las adversidades impuestas por el alza en los precios de la leña. Su mirada reflejaba la determinación de quien había enfrentado la vida con valentía a lo largo de los años, pero también la preocupación por el desafío que se presentaba ante él.

Cuenta que esta vez solo encontró poco pedazos de ramas seca e hizo un manojo de leña, debido al cansancio se detuvo en una bahía que se ubica en el tramo de carretera hacia el balneario de Poneloya.  Luego caminaba por las calles de la ciudad, observando con nostalgia cómo el ritmo acelerado de la vida moderna se imponía sobre la calma que él recordaba. La leña, antes tan fácilmente disponible, se volvía un tesoro escaso y codiciado para don Marcos.

El anciano dice que él quiere trabajar, pero por su avanzada edad no le dan una oportunidad. Explora parques, rincones y predios baldíos en busca de ramas secas de árboles, para llevarla a su casa y poder cocinar algo para comer. En su travesía, encontraba a otros ancianos, igualmente afectados por esta nueva realidad. Intercambiaban historias de tiempos pasados, cuando la leña era abundante y las caminatas eran más por placer que por necesidad.

La historia de Don Marcos resalta la vulnerabilidad de los ancianos en situaciones económicas difíciles. Su experiencia, marcada por la combinación de la edad avanzada y la carestía de recursos. Foto | Tayakam.com

¿Cuánto vale ahora la leña?

De los 1000 córdobas que costaba anteriormente un carretón de leña, ahora se cotiza cerca de los 2 mil, comparten pobladores a este medio.

Conversamos con intermediarios que venden la leña en sus pulperías, la mayoría de comerciantes de este rubro nos explicaron que si ha subido de precio justificando que es considerable, ya que la “raja” de leña la mantienen a tres córdobas.

Por este tramo de carretera de la ciudad de León hacía el balneario de Poneloya es comun ver carretones halados por caballos cargados de abundante leña…

¿Por qué es más difícil conseguir leña en la ciudad que en el campo?

A medida que el sol se ocultaba en el horizonte, el anciano regresaba a su hogar, cargando consigo el fruto de su esfuerzo diario. La leña se convertía en un símbolo de resistencia, un recordatorio de la capacidad de adaptación y perseverancia de aquellos que, a pesar de los desafíos. Con su espíritu inquebrantable, continuaba su rutina, enfrentando las dificultades con dignidad. Aunque la leña pudiera ser escasa en la ciudad, Don Marcos pide a los vendedores de este rubro bajarle el costo.

Con sus cabellos plateados y arrugas marcadas tener que buscar leña para él es agotador peor en la ciudad que es difícil encontrar un árbol seco que no sea propiedad de nadie para no te la nieguen.

El aumento en el costo de la leña agravaba la situación de muchas personas de la tercera edad. Foto | Tayakan.com

Tayakan.com

duracell-banner-ads