Las Mil Flores del Crucero

0
470
Dos mujeres se toman una foto en el campo de las mil flores en el crucero municipio de la ciudad de Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

Tegucigalpa, Honduras (EFE).-

Lo que en un inicio fue un pequeño jardín familiar se convirtió en “El Campo de las Mil Flores”, un colorido vivero ubicado a más de 900 metros de altitud que atrae a enamorados, amantes de la naturaleza y los que huyen del sofocante calor del verano nicaragüense.

Otros lo visitan por salir de la rutina, por turismo interno o por tener recuerdos fotográficos de un campo de hortensias, una planta única que solo florece en sitios templados con sus colores camaleónicos: desde el azul pálido hasta el amarillo, pasando por el blanco, fucsia, lila, rosa pastel, rojo, verde y violeta, entre otros.

“El Campo de las Mil Flores” ha tomado auge en El Crucero, un municipio a 945 metros de altitud sobre el nivel del mar, lo apuesto a la calurosa Managua, a 26 kilómetros de distancia, tragada por el tráfico y las construcciones en detrimento de los árboles.

Situada en esa pequeña ciudad en las laderas de las sierras de Managua, “El Campo de las Mil Flores” -como se le ha bautizado en Nicaragua al vivero de la flor hortensia (Hydrangea)- se ha convertido en la nueva atracción turística de la zona, cada día más popular por su plantío de flores nativas.

Personas visitan “El Campo de las Mil flores en el crucero municipio de la ciudad de Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

NACIÓ PARA SURTIR FLORISTERÍAS LOCALES

El campo, de un poco más de 0,704 hectáreas de extensión, es un vivero que nació como un proyecto familiar con el fin único de surtir a las floristerías locales, y el poder de las redes sociales le ha dado la popularidad.

El campo extenso, colorido y natural, llamó la atención de los transeúntes y poco a poco fue atrayendo a más personas y ahora es visitado por cientos que escapan del bochorno y la rutina citadina.

Allison González Rubí, una de las administradoras de “El Campo de las Mil Flores”, explicó a EFE que el vivero tiene plantadas 3.632 matas de hortensias y que cada una cosecha entre cinco y seis docenas de flores de la variante azul pálida, la más común en la zona.

El campo, que desde lejos se aprecia los puntos azules, es recorrido a modo de senderos y es aprovechado, en su mayoría, como escenario para fotografías o hacer picnic.

El lugar es un emprendimiento abierto al público, que ofrece un total contacto con la naturaleza, principalmente con la hortensia, una planta que florece todo el año, siempre que tenga los cuidados necesarios, explicó González.

“El objetivo es que se vengan a pasar un rato agradable en un clima fresco. Todo es familiar. Todo es natural”, añadió González, quien junto a su madre son las que atienden en el sitio, en donde ofrecen, además, café, batidos y comidas varias.

Por un coste de 0,54 dólares la entrada por persona, al campo acuden familias o parejas de novios buscando hortensias que se pueden cortar por solo 0,27 dólares cada una.

LLEGAN DE TODAS PARTES DE NICARAGUA

Las hortensias, según su administradora, son compradas para decorar, como obsequio de enamorados o simplemente para llevarse un recuerdo.

La popularidad del sitio ha hecho que cientos de nicaragüenses del Pacífico, norte, centro y Caribe visiten ese plantío, aseguró González.

La nota negativa en el vivero, lamentó la administradora, es que la llegada de centenares de personas ha dejado consigo la basura que los visitantes desechan en los senderos, que le refleja aún la falta de educación entre algunos de ellos.

“El problema está que botan la basura donde sea. Hemos visto mucha basura”, puntualizó.

No obstante, pese al poco personal que aún maneja el sitio, el campo siempre se mantiene nítido, con abundantes flores y cientos de personas todos los fines de semanas buscando como escapar de la ciudad y pasar un rato familiar entre las flores.

“El Campo de las Mil Flores” además de comercializar las hortensias, también ofrece otro tipos de plantas ornamentales, abono para la tierra y otros productos para el cuidado de las mismas.

duracell-banner-ads