Cero Neto con Hongos

0
403
Imagen de un hongo. Crédito: Universidad de Sheffield (Inglaterra)

Redacción Ciencia (EFE).-

Los hongos del suelo almacenan un tercio de las emisiones mundiales de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles, un hallazgo que revela que estos organismos son clave para neutralizar los gases causantes del cambio climático y alcanzar el ansiado balance ‘cero neto’.

El objetivo “cero neto” de Naciones Unidas supone recortar las emisiones de gases de efecto invernadero hasta dejarlas lo más cerca posible de emisiones nulas y que el resto sean reabsorbidas por el océano y los bosques.

El estudio, liderado por científicos de la Universidad de Sheffield (Inglaterra) y publicado en la revista Current Biology, afirma que los hongos micorrícicos (los que forman asociaciones simbióticas con las plantas) retienen bajo tierra hasta el 36 por ciento de las emisiones globales de combustibles fósiles (unas 13 gigatoneladas), más de lo que emite China en un año.

UNA VASTA RED SUBTERRÁNEA Y GLOBAL

Desde hace al menos 450 millones de años, los hongos forman vastas redes subterráneas bajo el suelo de praderas, bosques, carreteras, jardines o casas y desempeñan un papel crucial no solo a la hora de almacenar carbono y mantener el planeta más frío, sino también para la biodiversidad.

Hasta ahora, se sabía que, gracias a sus relaciones simbióticas con casi todas las plantas, los hongos podían almacenar carbono, pero no se sabía cuánto carbono podían capturar.

Tras publicar los datos del estudio, los autores han pedido a los responsables políticos que tengan en cuenta el valor de estos organismos en las políticas y acciones de conservación y protección de la biodiversidad.

La ONU calcula que al ritmo actual el 90% de los suelos podrían estar degradados en 2050, algo catastrófico no sólo para frenar el cambio climático y la subida de las temperaturas, sino también para la productividad de los cultivos y las plantas.

Tal y como explica Katie Field, catedrática de Procesos Planta-Suelo en la Universidad de Sheffield y coautora del estudio, “los hongos micorrícicos son un punto ciego en la modelización, conservación y restauración del carbono pero las cifras que hemos descubierto son asombrosas”.

“Los ecosistemas del suelo están siendo destruidos a un ritmo alarmante por la agricultura, el desarrollo y otras industrias, pero los efectos más amplios de la alteración de las comunidades del suelo son poco conocidos” y al hacerlo “saboteamos nuestros esfuerzos por limitar el calentamiento global y socavamos los ecosistemas de los que dependemos”.

Por eso, subraya Field, “hay que hacer más para proteger estas redes subterráneas: sabíamos que eran esenciales para la biodiversidad pero ahora tenemos pruebas de que son cruciales para la salud de nuestro planeta”.

Los investigadores están estudiando ahora durante cuánto tiempo almacenan el carbono los hongos del suelo, además de seguir analizando el papel que desempeñan los hongos en los ecosistemas de la Tierra.

Para Toby Kiers, autor principal de la Universidad Vrije de Ámsterdam y cofundador de la Sociedad para la Protección de las Redes Subterráneas, “este estudio forma parte de un esfuerzo mundial por comprender el papel que desempeñan los hongos en los ecosistemas de la Tierra”.

“Los hongos micorrícicos se encuentran en la base de las redes tróficas que sustentan gran parte de la vida en la Tierra, pero apenas estamos empezando a comprender cómo funcionan realmente. Nos queda mucho por aprender”, advierte.

duracell-banner-ads