Nicaragüenses disfrutan del eclipse solar parcial.

0
413
Personas asisten al vivero la pitahaya para observar el eclipse de sol este lunes, en Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

Managua, (EFE).

Cientos de nicaragüenses se reunieron este lunes en diferentes puntos de observación de Nicaragua para contemplar el eclipse solar, un espectáculo astronómico que se vio en un 23,2% en el país centroamericano, debido a su ubicación geográfica.

A las 11:20 hora local (17:20 GMT), se inició el fenómeno de forma parcial en Nicaragua y una hora más tarde, al mediodía, la luna se interpuso en el camino del Sol a la Tierra y ocultó una parte del disco solar.

Fotografía del eclipse solar visto desde el vivero la pitahaya este lunes, en Managua (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

Los espectadores acudieron a diferentes puntos de observación en Nicaragua para ser testigos del eclipse solar, en tanto, para los que no pudieron asistir a ninguno, también fue transmitido en vivo a través de redes sociales, según constató EFE.

Uno de los puntos de observación fue en un vivero, ubicado en la salida sur de Managua, donde el organizador, la red de Alerta Sísmica Nicaragua (ASN), puso a disposición del público telescopios especiales y de alta potencia.

Una situación similar se observó en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), donde también una gran comunidad de estudiantes pudieron observar el fenómeno con telescopios del Centro de Astrofísica y Ciencias Espaciales de ese centro de estudios.

Aunque el clima no favoreció tanto, porque estuvo parcialmente nublado en algunos departamentos (provincia) de Nicaragua también se pudo observar el eclipse, que se convirtió en el tema más popular en las redes sociales, sobre todo para emitir recomendaciones para proteger la vista, a embarazadas y animales domésticos y de granja.

Al respecto, el coordinador de la ASN, Félix David Pereira, explicó a EFE que los eclipses son fenómenos totalmente naturales y “no tiene absolutamente nada que ver con un mito o alguna creencia”.

Los eclipses suceden cuando un objeto astronómico oculta a otro total o parcialmente. Desde la Tierra podemos ver eclipses de Sol y de Luna. En el primer caso, la Luna oculta el disco solar y en el segundo, la Luna se interpone en la sombra que la Tierra proyecta en el espacio.

En un eclipse anular como el de este lunes, la Luna no llegó a cubrir el disco del Sol, aunque sus centros estén bien alineados, y el resultado fue un anillo brillante anaranjado que rodeaba el disco lunar.

El eclipse de este fue un espectáculo en América que duró 310 minutos (algo más de 5 horas) y fue total en muchos puntos del continente americano, de sudoeste a noreste, desde Mazatlán, en México, hasta la costa este de Canadá pasando por Estados Unidos.

El fenómeno fue visible como parcial en el resto de Norteamérica, en América Central, Islandia, las Azores, Madeira y el oeste de Reino Unido, además de las Canarias y el noroeste peninsular.

duracell-banner-ads