El Peligroso Theo revive al Milán

0
526
EFE/EPA/MATTEO BAZZI/Archivo

Roma, Italia (EFE).- Por Tomás Frutos

El francés Theo Hernández se ha convertido con el paso de los años en uno de los laterales izquierdos más peligrosos del fútbol actual. Ya no solo por su despliegue físico, que le permite ser determinante tanto en defensa como en ataque, sino por la madurez de la que ahora goza y con la que ha capitaneado en la mayor parte de la temporada a su Milan, convirtiéndose en un sostén fundamental del conjunto ‘rossonero’.

El Milan se juega este miércoles volver a los cuartos de final de la ‘Champions’ tras once años alejado de esta fase de la competición, en el que se antoja como partido más importante en lo que va de temporada.

Grandes promociones en las pinturas de Dolys Alvarado Pineda, del alto de la Primera de Mayo media cuadra abajo, en León, Nicaragua.

Uno de los grandes culpables de que el combinado italiano se encuentre en esta posición y uno de los grandes argumentos que tiene la afición milanista para creer en que su equipo puede obtener el billete a cuartos es, indudablemente, el exjugador del Real Madrid, que acumula tres goles y cuatro asistencias en todas las competiciones.

Y es que este Milan campeón del ‘Scudetto’ no se entiende sin Theo Hernández (Marsella, 1997). Un puñal por el carril izquierdo, agresivo, incisivo, con gran potencia en la carrera, asociativo y con olfato goleador. Sus cualidades técnicas le hacen ser un excelente lateral izquierdo ofensivo y sus cualidades físicas le convierten en un jugador muy difícil de superar en el uno para uno, dejando el flanco izquierdo del ataque de los rivales prácticamente desierto.

Todo lo contrario que en la defensa. Cuando se junta con Rafael Leao en ataque forman una dupla casi invencible, los equipos son conscientes de ello y aglutinan varios jugadores para evitar sus combinaciones.

Pero a Theo Hernández eso no le frena. Y es que promedia casi nueve progresiones con balón individuales y nueve desmarques en cada partido, según datos de ‘BeSoccer’. No le importa que no sean acciones fructíferas, recupera posición y lo vuelve a intentar. Es un martillo constante frente al entramado defensivo del rival.

La grave crisis de resultados que vivió el Milan a principios de este año 2023 derivó en un cambio táctico de Stefano Pioli, que tuvo que utilizar la pizarra para brindar un respaldo colectivo a los problemas individuales que atravesó la columna vertebral milanista, incluido el propio Theo.

Optó el técnico por una línea de tres defensas, con Theo como carrilero izquierdo. Le dio más libertad ofensiva al tiempo que le despojó de ciertos responsabilidades al tener la zona cubierta. Se aseguró Pioli de que el internacional galo pudiera obrar con libertad de cara al ataque, consciente de la absoluta superioridad de su jugador sobre el verde para decantar la balanza de cualquier partido.

Le costó un partido, una dolorosa ‘manita’ del Sassuolo en el Giuseppe Meazza (2-5), pero recuperó el Milan la confianza con una victoria ante el Torino (1-0), con asistencia del propio Theo, y encadenó cuatro victorias seguidas, incluyendo la ida de octavos de final de Liga de Campeones ante el Tottenham inglés en la que el ahora carrilero volvió a mostrarse diferencial en ambas áreas.

Dejó Theo, además, nuevos registros en esta posición. Aprovechó la amplia gama de posibilidades que ofrece la línea de tres para aparecer por el carril central y descongestionar la salida de balón de los suyos, generar superioridades en ataque y dejar la banda libre para que Leao entrara en juego.

Lejos de aquel jugador del que se dudó como profesional, con episodios extradeportivos que opacaron su carrera como futbolista, Theo vive ahora un momento de plenitud deportiva y de madurez futbolística que coincide con su mejor momento físico. La combinación de estas dos cosas le han convertido, a sus 25 años, en un futbolista total, ese al que todos buscan en el ataque, en el que todos confían en defensa y en que todos se apoyan en los momentos de máxima dificultad.

El Milan llega a la vuelta de octavos de final con el mínimo rédito posible, el 1-0 cosechado en la ida, pero tras una nueva derrota en Serie A ante el Fiorentina (2-1) -con gol de Theo-, que ha generado nuevas dudas en un combinado milanista que se vuelve a agarrar a su sostén particular: un Theo Hernández al que no le tiemblan ni el pulso ni las piernas en las grandes citas, con la personalidad suficiente como para echarse al equipo a las espaldas desde el perfil zurdo.

duracell-banner-ads