Lucas Villa, baleado en una protesta pacífica en Colombia, tiene muerte cerebral

0
310
Un hombre sostiene un cartel durante una protesta en rechazo a la violencia ocurrida en las protestas, en el Parque Nacional de Bogotá
Un hombre sostiene un cartel durante una protesta en rechazo a la violencia ocurrida en las protestas, en el Parque Nacional de Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

Bogotá, (EFE).-

“Nos están matando en Colombia”, vociferaba Lucas Villa en las manifestaciones pacíficas del pasado miércoles en la ciudad colombiana de Pereira, poco antes de que varias personas dispararan contra la protesta. Al estudiante de 37 años, que recibió ocho disparos, le diagnosticaron hoy muerte cerebral. 

Villa permaneció en estado crítico en el Hospital Universitario San Jorge, en esta ciudad del oeste del país, y se convirtió en la imagen de las agresiones letales que han sufrido los protestantes pacíficos de las movilizaciones que comenzaron el pasado 28 de abril contra el Gobierno del presidente Iván Duque. 

“Lamentamos informar que no obstante a la atención especializada brindada durante estos días en nuestra UCI el paciente no presentó ninguna respuesta neurológica posterior a suspender la sedación y el estudio imaginológico es concordante con isquemia cerebral global”, declaró este lunes a medios el gerente del hospital Juan Carlos Restrepo. 

Agregó que “es así, como al paciente en razón a su estado clínico, se le diagnostica muerte encefálica” y que tras el diagnóstico “lo que viene será que su corazón deje de latir en un par de horas”. 

Villa era estudiante universitario de Ciencias del Deporte y participó de manera activa en las protestas de los últimos días, coreando eslóganes de forma pacífica, bailando y motivando al resto de sus compañeros para protestar contra la reforma tributaria, primero, y la brutalidad policial y otras políticas gubernamentales una vez que esta fue retirada por el Gobierno.

El joven se encontraba, junto a otros manifestantes, protestando de forma pacífica en el viaducto que comunica en Pereira, capital del departamento de Risaralda, con la vecina Dosquebradas, cuando personas vestidas de civil en una moto abrieron fuego hiriendo de gravedad a dos personas, a Villa y a Andrés Clavijo, quien despertó este fin de semana en el hospital, y a una más en la pierna.

VÍCTIMA DE ATAQUES DE CIVILES

Su voz, con la que invitaba a manifestarse de manera pacífica, y la alegría con la que se le vio horas antes de ser atacado, impulsaron nuevas movilizaciones contra la violencia de la que han sido víctimas cientos de protestantes. 

Su nombre fue enarbolado por miles de colombianos que conservaban la esperanza de que Villa se recuperara y que a través del arte pidieron justicia para que atentados como los que sufrió no se repitan en el país. 

En algunos videos grabados antes del ataque, se ve a Lucas bailando en las calles, saludando a agentes de la Policía y vociferando mensajes de paz y armonía. 

En varias partes del país han surgido múltiples denuncias de intimidaciones a manifestantes por parte de hombres armados supuestamente opuestos al vandalismo y en algunos casos los protestantes han sido incluso atacados a tiros desde vehículos de alta gama, como ocurrió con Villa.

Hace tres días también falleció Héctor Fabio Morales, un joven de 24 años quien fue atacado con arma de fuego en la cabeza, tórax y piernas por supuestos civiles durante las protestas del viernes en Pereira. 

RECOMPENSA POR AUTORES DEL ATAQUE

El presidente Iván Duque condenó hace algunos días la agresión que sufrió Villa y pidió a las autoridades policiales aclarar las circunstancias del ataque y capturar a los responsables.

“Condenamos lo sucedido en Pereira con el joven Lucas Villa y sus compañeros mientras marchaban pacíficamente en el viaducto”, aseveró en su cuenta de Twitter. 

La Policía Nacional ofreció el pasado sábado 100 millones de pesos (casi 27.000 dólares) en recompensa por “información sobre los criminales que atentaron contra la vida del joven Lucas Villa”. 

El director de la Policía, mayor general Jorge Luis Vargas, describió a Villa como un “símbolo de la manifestación pacífica en Colombia” y aseguró que a Pereira se enviaron “las mejores unidades del cuerpo élite para esclarecer ese doloroso hecho”. 

Desde que comenzaron las protestas el 28 de abril en Colombia, al menos 27 personas han muerto durante las jornadas reivindicativas, según informó el viernes la Fiscalía y la Defensoría del país en un documento, en el que aclara que, de esos fallecimientos, 11 están ligados directamente con los hechos, siete están “en verificación” y hay nueve que no tienen relación con las protestas.

generac-pwrcell-banners

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here